Con un estilo “muy cristinista”, Vidal se acerca a los movimientos sociales para enfrentar al sindicalismo de los “gordos”

Lo hizo Cristina Fernández de Kirchner en su segundo mandato como presidenta de la república Argentina, luego de romper relaciones con Hugo Moyano y gran parte del sindicalismo histórico que había apoyado en su momento a Néstor Kirchner, en su primer presidencia y con mayores dificultades habían dado el visto bueno en el primer gobierno de CFK. Hoy, parece ser la estrategia de María Eugenia Vidal de cara a la marcha que viene impulsando el líder camionero para los próximos días. Los movimientos sociales acercaron a María Eugenia Vidal un proyecto de ley que podría ser la llave para una alianza entre la Gobernadora y ese sector. Otro indicio es la realción Vidal-Papa Francisco, quien brindó abiertamente su respaldo a las organizaciones sociales de base.

Más allá del curso legislativo del proyecto, un sector del gobierno de Vidal sostienen que allí podría aparecer la posibilidad de un acuerdo con los movimientos, en otro sutil gesto de diferenciación con la Casa Rosada.

La gobernadora Vidal mantiene un diálogo directo con el Papa Francisco, que cuida casi personalmente a los movimientos sociales. el gesto de la gobernadora es especialmente significativo porque ocurre además a días de la marcha en la que este sector confluirá con Moyano en una protesta contra el gobierno nacional.

Acaso por eso, la posibilidad de una alianza de ese tipo divide aguas tanto en el gobierno, como también en el interior de las agrupaciones. Fuentes del gobierno aseguran que una posible alianza quedará atada a la distancia que tomen los referentes sociales con sectores duros y enemigos de la Casa Rosada, como Hugo Moyano. “Que algunos movimientos sociales acompañen la marcha del miércoles enfría la posibilidad de cualquier acuerdo”, sostienen en la gobernación bonaerense.

Mientras tanto, dentro de las agrupaciones sociales existe un fuerte debate sobre si avanzar en una alianza con la Gobernadora o copar las calles del Conurbano. Algunas definiciones podrían comenzar a plasmarse con el correr del año. “No queremos subsidios, queremos trabajo”, aseguran los líderes sociales.

Por lo pronto, el proyecto que ingresó a Diputados propone crear un régimen que facilite la contratación de cooperativas de la economía popular en la obra pública. Según el texto, al que TODO PROVINCIAL pudo tener acceso, el Ejecutivo deberá reservar como mínimo el 15% del total de la obra pública para poder ser adjudicada a las cooperativas de trabajo.

Los movimientos sociales quieren las obras de infraestructura de pequeña escala: obras inferiores a 1000 metros cuadrados de superficie, limpieza de arroyos, obras de pintura, impermeabilización de techos, parquizaciones, y demás. Algo que sucedía en el gobierno kirchnerista con las cooperativas del programa Argentina Trabaja, impulsadas por el ex ministra de desarrollo social, Alicia Kirchner.

El proyecto tiene además un apartado donde plantea adelantos financieros para los movimientos sociales y un esquema de capacitación permanente por parte del Estado provincial.

La semana pasada, varias agrupaciones entregaron formalmente el texto al presidente de Diputados, Manuel Mosca. Allí estaban la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Barrios de Pie, Movimiento Evita, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Octubres, Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT), Corriente Darío Santillán y la Agrupación Evita.

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios