Por los destrozos en la terminal de Barracas el año pasado, MONSA aplicará sanciones disciplinarias

La empresa MONSA (línea 60) aplicará acciones disciplinarias, luego de los correspondientes sumarios administrativos, a los choferes y delegados que atacaron a personal administrativo y produjeron destrozos en la terminal de Barracas, para encuadrar el funcionamiento de la empresa en defensa de la fuente de trabajo de 950 familias.

Según la versión de la empresa, el desgraciado accidente ocurrido en septiembre del año pasado se produjo una serie de hechos fortuitos y errores humanos, que nada tiene que ver con fallas de las instalaciones ni de las condiciones de seguridad de la empresa Micro Omnibus Norte S.A.

Los actos de vandalismo y de violencia registrados, así como la toma de las instalaciones por parte de una fracción del personal, encabezados por delegados gremiales, fue registrado por las cámaras de seguridad de las instalaciones, lo que obligó a la empresa, en defensa de las fuentes de trabajo y su patrimonio, a realizar las denuncias penales que se encuentran en proceso de instrucción.

También en los años 2011, 2012, 2014 y 2015, sucedieron similares agresiones y se hicieron las denuncias penales pertinentes, en las cuales la justicia ha indagado y procesado a varios de los involucrados.

“Estos hechos de barbarie, protagonizados por un grupo minúsculo de personas, ponen en riesgo la vida y el ingreso de 900 trabajadores y sus familias. Además, lamentablemente provocaron que 50 trabajadores renunciaran”, aseguran en la empresa.

Desde que los actuales accionistas se hicieron cargo de la empresa, realizaron ingentes inversiones de capital, que permitieron renovar la totalidad de las unidades de MONSA y encarar una mejora en las instalaciones.

En ese marco, en agosto de 2016, con una inversión de más de 180 millones de pesos, inauguraron una nueva cabecera en el barrio de Barracas, en predio de 6.500 metros cuadrados donde además de la nueva administración, el garaje para la guarda de las unidades, se construyeron instalaciones para mantenimiento de la flota con la más alta tecnología disponible en el mercado, lo que la convierte en la más moderna de Sudamérica.

A fines de febrero de 2017, luego de finalizar todos los procedimientos internos, se realizó la auditoría final para certificar la primera de las cuatro etapas de la Norma IRAM 3810. La misma establece requisitos que tienen como finalidad permitirles a las empresas de transporte desarrollar e implementar buenas prácticas de seguridad vial, con el propósito de minimizar el riesgo de accidentes de tránsito y de incidentes que afecten la seguridad vial, incorporando todos los requisitos normativos aplicables a las empresas en el ámbito de desarrollo de sus servicios.

En la actualidad MONSA cuenta con un plantel de casi 950 empleados, y posee una flota de 340 unidades con una antigüedad promedio de 3,5 años, la cual recorre 1,8 millones de km mensuales, transportando 100.000 pasajeros por mes.

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios

Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *