Paritaria docente: la FEB explicó por qué los “anticipos” de Vidal pierden por goleada contra la inflación

La Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) hizo un informe que demuestra que los “anticipos a cuenta de la paritaria” otorgados por el gobierno en forma unilateral implican una importante pérdida salarial si se lo compara con lo que deberían haber cobrado los docentes en caso de que se hubiese aplicado la “clausula” gatillo atada a la inflación. La merma acumulada llega hasta los 6.500 pesos.

En diálogo con TODO PROVINCIAL, la presidente de la FEB, Mirta Petrocini, explicó: “Con el pago del aguinaldo quedó evidente que los anticipos no conforman salario porque cobramos lo mismo que en 2017, con una leve suba por la cláusula gatillo del acuerdo pasado que tuvo su última actualización en febrero de este año. Por otro lado, marcamos que los aumentos no fueron porcentuales sino que se establecieron según rangos de salario”.

La FEB elaboró un informe comparativo que muestra que por los “anticipos” decretados unilateralmente por el Gobierno provincial los docentes cobraron hasta 6.500 pesos menos de lo que hubieran percibido si los salarios se ajustaran por el Índice de Precios al Consumidor (IPC).

placa comparativa

El gremio detalló que un maestro de grado con 10 años de antigüedad, percibió un anticipo total de 4.500 pesos durante el primer semestre de 2018. Pero si se hubiera aplicado la cláusula gatillo, basada en la inflación mensual difundida por el INDEC para el IPC entre enero y junio de 2018, el mismo Maestro de Grado con 10 años de antigüedad debería haber percibido un acumulado de 7.572 pesos de bolsillo. Es decir que recibió 3.072 pesos menos de salario.

El gobierno bonaerense otorgó tres anticipos a cuenta de un futuro acuerdo salarial. Pero estos “anticipos” resultaron cifras fijas pagadas por única vez, por lo que no forman parte constitutiva del salario, lo que quedó demostrado con la liquidación de los aguinaldos.

“Son pagos únicos. El primer anticipo de 1.800 pesos que cobramos en abril no los percibimos en los meses subsiguientes. En mayo el gobierno determinó otro anticipo de 1.450 pesos también por única vez por lo que el primero de 1.800 pesos no lo cobramos. El porcentaje que difunden es totalmente falso”, señaló Petrocini y advirtió: “En realidad tenemos el mismo salario que en diciembre de 2017”.

aguinaldo

Los “anticipos a cuenta” decretados por la provincia son montos fijos basados en tres escalas salariales: hasta $15 mil, hasta $30 mil y mayores a $30 mil, por lo que resulta imposible establecer un porcentaje certero. De todos modos, las autoridades anunciaron un anticipo del 5% al mes de abril, un 3% en mayo y un 2% a junio, lo que arroja un 10% al final del semestre.

Desde la FEB señalaron que esta modalidad de aumento hizo que un maestro que recién se inicia percibiera 4.500 pesos, al igual que un docente con 10 años de antigüedad. Mientras que con la cláusula gatillo, el primero hubiera percibido 6.903 pesos y el segundo 7.572 pesos, por lo que ambos perdieron 2.403 y 3.072 pesos.

En tanto, quienes registran 24 años de antigüedad percibieron 6.750 pesos en concepto de adelanto, pero con la cláusula gatillo, los incrementos hubieran alanzado los 9.251 pesos. Para el caso de preceptores con 24 años de antigüedad, la cláusula gatillo hubiera significado que cobrara 3.720 pesos más de lo que percibió como adelanto.

Lo mismo sucede con un Director de 1era., donde la aplicación de la cláusula de revisión hubiera hecho que recibiera 6.507 pesos más si registra 24 años de antigüedad.

“Tal como lo hemos dicho en varias oportunidades, el anticipo que el Gobierno quiere establecer como un logro, no es más que la precarización de los salarios de los docentes”, denunció Petrocini.

“Quieren hacerle creer a la sociedad que los docentes no perciben incrementos por culpa de sus representantes, que no quieren aceptar los porcentajes miserable que ofrecen en la Paritaria”, reprochó la dirigente de la FEB y advirtió: “Eligen no discutir seriamente una recomposición salarial y emparchar los problemas reales de la docencia”.

“Tiene que haber una urgente convocatoria a la paritaria del sector. Hace más de dos meses que está cerrado el canal de diálogo por parte del Gobierno. La Justicia falló la última semana a favor de los docentes en lo referido a la aplicación de la cláusula gatillo, pero seguimos defendiendo a la paritaria como ámbito irrenunciable de discusión de las condiciones salariales y laborales de los docentes”, concluyó Petrocini.

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios

Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *