3 consejos para elegir tu plan de Internet

Hoy en día no podemos pensar en nuestra vida sin el uso diario de Internet, ¿de qué otra manera podríamos estar al tanto de lo que hacen nuestros amigos, o ver ese último capítulo de la serie que seguimos hace años? La oferta de proveedores y velocidades es enorme. Hoy por hoy incluso las compañías de teléfonos móviles tienen sus propios  planes para ofrecernos.

Hay tantos usos de Internet como personas existen en el mundo, es por eso que tenemos que entender qué es lo que esperamos de la conexión que vamos a contratar. Para ayudar a definir esto, dejamos algunas recomendaciones importantes antes de seleccionar un proveedor.

Definir el uso que le daremos a Internet

Determinar cada cuánto vamos a usar la conexión, durante cuánto tiempo y para hacer qué es clave para optar por la que más nos favorezca. Esto es esencial para que lo que elijamos no resulte en una frustración o en un desperdicio de dinero. Eso puede pasar cuando elegimos un servicio porque nos promete una conexión rápida y moderna, pero que es algo a lo que no le vamos a dar uso.

Si alguna de las personas que van a utilizar la conexión regularmente es aficionado a los juegos online, por ejemplo, la velocidad de conexión que vamos a precisar es mayor que si el único uso que le daremos a Internet es para revisar. Lo mismo sucede si tenemos varios dispositivos conectados al mismo tiempo, tanto por ser varias personas viviendo en ese hogar como una misma persona que use su celular para chatear con sus amigos al mismo tiempo que tiene encendida la TV para ver una serie, mientras termina algo relacionado al trabajo en la computadora.

Entender qué necesitamos

Hay varios aspectos a tomar en cuenta antes de decidirnos por un tipo de Internet o un proveedor, comenzando por comprender la diferencia entre las distintas conexiones que más se ofrecen hoy en día y el valor que tienen para nosotros. Las variedades de conexiones más populares son ADSL y fibra óptica. La principal desemejanza es que la primera es más lenta que la segunda, aunque llega a más zonas por estar desarrollándose hace más tiempo.

Si lo que buscamos es asegurarnos una buena velocidad y que la que contratamos sea la que recibimos, la recomendación es siempre optar por la fibra óptica. Si solés descargar varias cosas pesadas, mientras ves una película y recibís mensajes en el teléfono necesitás una cosa. Si no le prestás mucha atención al celular y solamente utilizás la computadora para hacer búsquedas, tu necesidad es una completamente diferente.

Costos, contrato y atención al cliente

Una vez que entendimos las diferencias entre tipos de conexión y que hayamos definido el uso que le daremos a Internet en casa, ya podemos pasar al siguiente paso: comparar precios, ahondar en el contrato e investigar cómo es la atención que ofrece esa compañía.

Algunas empresas ofrecen la instalación gratuita y otras la cobran. En esa misma línea, algunas proporcionan el módem, mientras que otras compañías lo cobran aparte. Son varias las ofertas de paquetes que nos prometen un excelente precio si decidimos contratar Internet sumando otros servicios como teléfono fijo o cable. Muchas veces las ofertas son por una cantidad limitada de tiempo, por lo cual recomendamos siempre consultar esto, para chequear los costos cuando éstas terminen.

En resumen, hay que investigar, consultar y comparar los costos mensuales de los planes que nos interesan, qué es lo que incluyen, si la conexión y/o el módem tiene un costo aparte, y las condiciones del contrato, como las cláusulas en donde se habla de tiempo de permanencia.

Otro aspecto que es muy útil inspeccionar es el servicio de atención al cliente que brinda la compañía, ya que después una mala atención será un dolor de cabeza. Todos pasamos por fallas en la conexión, servicio interrumpido o problemas en la facturación, cosas que nos hacen ponernos nerviosos, ¡todo empeora si la respuesta del otro lado es pésima o nula! Recomendamos ahondar en este tema en diferentes páginas de Internet y preguntando a amistades, conocidos y familiares por sus experiencias con los proveedores que tienen contratados.

Con todo esto definido, no queda más que elegir lo que más se ajusta a nuestras necesidades y disfrutar de nuestra nueva conexión a Internet.

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios

Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *